Rodrigo Guzmán
 
Nominado

Zorba, el Griego

Ballet de Santiago
Versión: XV Versión Año 2014
Categoría: Danza, Bailarín
Compartir
FacebookTwitterEmailShare

Rodrigo Guzmán

Artes Escenicas
 
Biografía

Primer Bailarín Estrella

Comenzó sus estudios de danza en su ciudad natal, Punta Arenas. En 1997, a los 17 años ingresó a la Escuela de Ballet del Teatro Municipal de Santiago, dos años más tarde fue contratado en el Ballet de Santiago por Iván Nagy para formar parte del Cuerpo de Baile. Rápidamente comenzó a bailar roles solistas y principales tales como Lankadem (Corsario), Basilio (Don Quijote), Albrecht (Giselle), Sigfrido (El lago de los cisnes) Franz (Coppelia), Pinkerton (Madama Butterfly), entre otros.
Tras protagonizar La consagración de la primavera en 2004, Marcia Haydée –de forma inédita– lo ascendió directamente del Cuerpo de Baile a Primer Bailarín de la compañía. Para su debut en esta categoría, Haydée creó para él el rol de Escamillo de su versión de Carmen. Desde ese entonces, junto al Ballet de Santiago, ha destacado por sus magistrales interpretaciones de Petrucchio en La Fierecilla Domada (APES 2005) y por Lescaut en Manon (Altazor 2006), rol que luego bailó junto a Julio Bocca y Alessandra Ferri en el Teatro Ópera de Buenos Aires, en 2006. Ese año recibió el Premio del Círculo de Críticos por su Carabosse en La Bella Durmiente, de Haydée. Ha participado en galas en Paraguay, Ecuador y Brasil, por ejemplo, en 2007 acompañó a Andreza Randisek al Festival de Dança de Joinville. En 2008 protagonizó el exitoso ballet 30 & Tr3s Horas Bar, de Eduardo Yedro y bailó en el Festival de Noverre en Stuttgart. En 2011 encarnó al conde Drácula, de Ben Stevenson. En 2012 bailó Don Quijote junto a Anette Delgado –Primera Bailarina del Ballet Nacional de Cuba– en el Teatro del Lago y recibió el Premio Altazor por interpretación de Romeo, del ballet Romeo y Julieta. Ha trabajado con reconocidos coreógrafos nacionales e internacionales. Tuvo una relación muy especial con el afamado bailarín norteamericano Richard Cragun, quien lo preparó para interpretar a Carabosse, Petrucchio, Mercutio y Romeo, sus más recordados papeles.
En abril de 2013 triunfó en su debut como Zorba, de Zorba, el griego de Lorca Massine. Este rol lo consagró como una figura sobresaliente de la compañía capitalina, razón por la que Marcia Haydée lo nombró Primer Bailarín Estrella. Este año recibió nuevamente un Premio Altazor como Mejor Bailarín, esta vez por su Pinkerton de Madama Butterfly. Esta temporada también debutará en la interpretación de Rothbar, en la coreografía de Haydée de El lago de los cisnes.

 
Obra

Zorba, el Griego

Ballet de Santiago
Reseña

Mikis Theodorakis / Lorca Massine

ARGUMENTO
Ballet en dos actos basado en la novela de Nikos Kazantzakis

En un lugar no identificable de Grecia

Un turista norteamericano, John, llega a Grecia a unirse a las celebraciones locales, pues desea ser griego. Ahí conoce a Marina y se enamora de ella, pero la joven es asediada por Manolius, un chico de su mismo pueblo que siempre la ha pretendido.

La comunidad local recibe a John con hostilidad, hasta la llegada de Zorba. Este hombre expatriado –que no es gitano ni aldeano, sino un hombre que pertenece a ningún lugar– y de espíritu libre desafía al destino ofreciendo su amistad al forastero, a quien le muestra el verdadero significado de la danza: un símbolo de liberación y del entusiasmo dionisíaco.

Madame Hortense, una ex soubrette marcada por la vida, ve en Zorba la suma de todos sus amores y se enamora de él. Zorba le corresponde, pero sin comprometer su libertad.

Entretanto, la animosidad del pueblo en contra de John y Marina crece a tal punto que la joven es sofocada por la multitud. John, desesperado, intenta rescatarla en vano, hasta que llega Zorba a y lo aparta de la turba.

La tragedia en el pueblo se acrecienta: Madame Hortense cae enferma y muere. Zorba, descorazonado, se escuda en la danza, esta vez inspirado por su pupilo, John.

Ambos llevan un mensaje de superación y libertad al pueblo a través de la danza e invitan a todos a unirse en una gran pantomima. Bailan sus penas y alegrías, encarnando el mito popular griego.

 
 
 
 
 

 

Portable.

© 2022 Altazor – Premio a las Artes Nacionales. Todos los derechos reservados. Bernarda Morín 440, Providencia, Santiago de Chile. Tel (56-2) 370 8775. Cartas a: premioaltazor@scd.cl

Sitio optimizado para ser visualizado en navegador Mozilla Firefox. Descárguelo aquí