María Inés Zaldívar
 
Nominado

Luna en Capricornio

Lolita Editores
Versión: XII Versión Año 2011
Categoría: Poesía
Compartir
FacebookTwitterEmailShare

María Inés Zaldívar

Artes Literarias
 
Biografía

María Inés Zaldívar nació en Santiago de Chile. Profesora de Castellano y Doctora en Literatura, es autora de los libros Reiterándome, o la elevación frente a la negación (1994), La mirada erótica (1998) y Década (2009), volumen que contiene sus poemarios Artes y oficios (1996), Ojos que no ven (2001) y Naranjas de medianoche (2006, finalista del Premio de la Crítica 2007), y coautora de 100 Años de Cultura Chilena (2006) y Bibliografía y antología crítica de las vanguardias literarias chilenas (2009).
Actualmente, junto a su oficio de poeta y ensayista, es docente en la Facultad de Letras de la Pontificia Universidad Católica de Chile

 
Obra

Luna en Capricornio

Lolita Editores
Reseña

Extracto de presentación de Roberto Onell:

Un recorrido por toda esta Luna en Capricornio puede mostrarnos algo que ya el poema inicial, “Abanico”, nos entrega con suficiente hincapié. Preparación, contemplación, exploración, intento de comprensión, hallazgo del misterio, la escritura es, para esta mujer que habla en el poema, un ejercicio físico y espiritual de encuentro con lo desconocido y deseado. De esta manera, las dos primeras partes del libro presentan diversos perfiles de mujeres o diversos momentos de una misma mujer, según sea el grado de proximidad de nuestro foco o el grado de resistencia de nuestras entendederas. Ahí están la “niña” (“Carnaval”), el “conejo pardo” (“Indoors”), la “dama delgada” (“Dama delgada”), la “cegatona” (“Cegatona”), entre otras figuras de la primera parte; y ahí están las historias de la segunda parte que, junto a las palabras preliminares de Gabriela Mistral, se despliegan ante nosotros en abundancia contenida: esa “víctima en [su] casa y en [su] trono” (“Juana”), aquella octogenaria “inválida” que mira hacia la calle (“Por la ventana”), la mujer “vieja” que disuade a su más joven conquistador (“Musa”), o esa otra que observa y sigue la pista a un hombre alcoholizado (“La caja de vino”).
La tercera parte acontecerá como un desenlace, pensamos al seguir la pista de esta mujer múltiple. Puede ser. Pero antes tenemos que leer y oír otra voz: esta tercera sección comienza con las palabras de otro hablante, que ofrece para nosotros palabras de puño y letra; palabras de un amor con algo de “paz y territorio” –como apuntaría Neruda–, y dibujadas en el papel con un temblor que acaso nos prepara para los poemas finales. Así es, porque, si bien sabemos de la muerte de ese hablante que firma como “Gonzalo Millán”, sabemos también de la muerte que procede a desfilar ante nosotros. La tercera parte de este libro insiste, como un tema con sus variaciones, en el tópico de la muerte del hombre amado, y las palabras iniciales de Millán son, no hay caso, una sacudida inicial desde ese otro territorio. De tal suerte, este tercer tiempo acontece como un diálogo desde este mundo hacia ese otro, que de pronto, por arte de birlibirloque poético, resulta ser aquí y ahora mismo. Quizás, la parte final de esta Luna sea el coloquio enamorado de ese “amor constante más allá de la muerte” que deseó y nos hizo desear el poeta Francisco de Quevedo, y cuyas palabras, las de Quevedo, oímos cumplidas acá, más acá de su muerte.

 
 
 
 
 

 

Portable.

© 2022 Altazor – Premio a las Artes Nacionales. Todos los derechos reservados. Bernarda Morín 440, Providencia, Santiago de Chile. Tel (56-2) 370 8775. Cartas a: premioaltazor@scd.cl

Sitio optimizado para ser visualizado en navegador Mozilla Firefox. Descárguelo aquí