Luis Ortigoza
 
Nominado

Giselle

Ballet de Santiago
Versión: XII Versión Año 2011
Categoría: Danza, Bailarín
Compartir
FacebookTwitterEmailShare

Luis Ortigoza

Artes Escenicas
 
Biografía

Primer Bailarín Estrella y Asistente de Dirección
Realizó sus estudios de Ballet con el maestro Mario Galizzi y en el I.S.A. del Teatro Colón de Buenos Aires. En 1988 ingresó al Teatro Argentino de La Plata. Ese mismo año se une al Ballet de Santiago. En 1990 es nombrado Primer Bailarín, luego de ganar Medalla de Plata en el IV Concurso Internacional de Ballet de Jackson Mississippi (EE.UU).
Su pulida técnica y gran versatilidad artística lo llevan a abordar el repertorio de grandes coreógrafos como J. Cranko, Sir K. MacMillan, G. Balanchine, J. Robbins, R. Nureyev, M. Béjart, entre otros. Ha trabajado con importantes personalidades del Ballet mundial como M. Haydée, I. Nagy, N. Makarova, R. Hynd, L. Araujo, entre otros. Ha recibido importantes premios, tanto en Chile como en el extranjero. Como coreógrafo realiza la puesta de La Bayadera, Sylvia (Pas de Deux) y para la Gala Bicentenario Paquita Grand pas Classique.
Bajo la actual Dirección Artística, es incorporado al staff de la Compañía; y en la temporada 2007 Marcia Haydée lo nombra Primer Bailarín Estrella del Ballet de Santiago.

 
Obra

Giselle

Ballet de Santiago
Reseña

Es la época de la vendimia. Giselle, joven campesina, está enamorada y es correspondida por Loys, a quien ella supone un aldeano, pero que es en realidad Albrecht, Duque de Silesia, que se hace pasar por un campesino para obtener su amor. Hilarión, el guardabosques, también está enamorado de Giselle, pero es rechazado por ella, quien le confiesa que su amor pertenece a Loys. Hilarión riñe con Loys, sospecha de él y jura tomar venganza. Giselle baila a pesar de su salud delicada y es sorprendida por su madre, quien expresa sus temores de que al truncarse prematuramente la vida de su hija, ésta llegue a convertirse en una Wili, las habitantes nocturnas de los bosques, almas en pena de jóvenes que han muerto antes de sus bodas. Durante una cacería organizada por la corte, llega al lugar casualmente el séquito del Príncipe de Courtland con su hija Bathilde, que es la prometida de Albrecht. Bathilde queda impresionada por el encanto y la inocencia de Giselle. Los aldeanos festejan la conclusión de la cosecha y coronan a Giselle como la reina de la vendimia. En medio del baile y la alegría irrumpe Hilarión, que ya ha descubierto el engaño de Albrecht, aprovecha la presencia del Príncipe de Courtland y desenmascara al joven Duque. Giselle, desesperada, pierde la razón y muere. Albrecht visita la tumba de Giselle y suplica perdón por el engaño. Hilarión es víctima de los espectros. Las Wilis deben desaparecer y Giselle retornar a su tumba. Albrecht, salvado por el profundo amor de Giselle, queda junto al sepulcro llorando para siempre la ausencia de su amada.

 
MULTIMEDIA
Para reproducir este Video necesita Flash Player 9.
 
 
 
 

 

Portable.

© 2022 Altazor – Premio a las Artes Nacionales. Todos los derechos reservados. Bernarda Morín 440, Providencia, Santiago de Chile. Tel (56-2) 370 8775. Cartas a: premioaltazor@scd.cl

Sitio optimizado para ser visualizado en navegador Mozilla Firefox. Descárguelo aquí